jueves, 15 de septiembre de 2016

Daily Madrid

"Alguien que mantiene la capacidad de ver la belleza nunca se hará mayor". Franz Kafka.



Una gran aventura necesita de un gran protagonista. Ese alguien que se atreva a mirar al miedo a la cara para después sacar pecho y sonreirle. Pero la vida no es un cuento de hadas. Ojalá. 
Puede mostrarte su lado mas oscuro y tentador, o por el contrario llevarte por un camino lleno de dulces, caramelos y unicornios voladores. Muchos creen que, bueno, es lo que les ha tocado vivir. Otros se conforman con un paquete para principiantes, ese que sigues al pie de la letra porque todos tus amigos tienen uno. No se atreven a imaginar. Están atrapados en la masa juvenil.

Es difícil rechazar la manzana prohibida, sólo unos pocos lo han logrado. Esos son los grandes protagonistas de nuestra historia. Aquellos que que no se identifican con ese prototipo "moderno" que se regodea en su más propia ignorancia, que deja de VIVIR en el sentido más amplio de la palabra. Porque créeme que esa venda tan suave y reconfortante que te impide salir del rebaño está llena de moho y polvo. Los valientes que se la quitan, que buscan otros caminos, que exploran, que hablan con voz propia. Los que son capaces de emocionarse con una buena canción, los que se enamoran de un buen libro, los que bailan en el silencio, los que prefieren caminar a ir en metro o en bus porque tienen sangre aventurera. Esos, queridos míos, son la fuente vital que hace que todo este caos tenga un poco de sentido. Y es que la curiosidad corre por sus venas.

Esta modesta historia tiene un final, y ese final tendrá su estreno día que se acabe el mundo. Si no sabes cuando llegará, tranquilo que ya te lo digo yo. El mundo se acabará una vez que estos aventureros desaparezcan de la faz de la tierra. Están en peligro de extinción. Es más, hoy día son un tesoro y sin embargo se les trata como criaturas extrañas. 
Comencé con una bellísima frase de un aún más bello autor que me taladra la cabeza cada vez que cruzo el umbral de la puerta. En una ciudad tan completa como Madrid, hay personas y lugares inmortales que brillan precisamente por ese espíritu atemporal. Y no lo hacen por ser los más visitados o los que más "me gusta" tienen en Facebook. Al contrario amigo mío. Emanan arte, cultura, pasión, intriga, misterio, emoción, magia. De eso es de lo que me alimento yo.















3 comentarios:

  1. que chulis las fotos!
    !
    besitos :)

    Mar

    www.cocoetmode.com

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito post,increíble el texto!

    http://caritrini.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Ala, el texto es una pasada, y las fotos chulísimas!!!
    Muchos besos!
    Te espero en mi nuevo post:
    erikainblue.com

    ResponderEliminar